Rita y Hjordis

Llegó la Quinta Temporada de Rita (Y se Fue Rápido)

Por: Rolando J. Vivas

Llegó la quinta temporada de la serie Rita en Netflix (protagonizada por la genial Mille Dinesen), y el resultado es otro golpe duro en el estómago, la sensación de que eso no puede ser todo y que necesitamos más, y es que los escritores de la serie se han tomado muy en serio éste regreso, en el que la serie retoma su frescura, dinamismo y relevancia de las primeras dos temporadas (clásicas y recomendadas), lo cual se agradece y mucho, considerando que las dos primeras temporadas de esta “dramedia” danesa fueron simplemente espectaculares, con una tercera temporada en la que la historia ya se sentía un poco agotada (incluso los personajes), dispersa y hasta floja, y una cuarta temporada que nos llevó a la agitada juventud de Rita (ya los 80s en la convulsa Dinamarca), interpretada de forma magistral por la joven Tessa Hoder, en un tour de force que debió dejar a muchos agotados emocionalmente ante tanta densidad de la historia.

La quinta temporada, aunque podemos decir que es más ligera en cierta forma, a comparación de la opresiva cuarta temporada, podría ser comparada mejor con las primeras dos temporadas que resultaron atractivas, innovadoras, intensas y sumamente entretenidas, claro, con su respectiva dosis de oscuridad y existencialismo un tanto nihilista (si, hay lugar en ocasiones para los devaneos estilo Dostoievski, Camus o Schopenhauer) por parte de la protagonista (aunque en ocasiones me recuerda en ocasiones a Eduard Limónov, el escritor ruso maldito y opositor ruso, o a John Lydon, ex líder troglodita de los Sex Pistols, y líder vanguardista de los Public Image Ltd., personajes con los que te identificas intensamente y después les preguntas ¿Por qué demonios hiciste eso Rita?), cuya vida no dejaba de ser un exquisito caos adictivo, al tiempo que parecería chocar intempestivamente con cuánto personaje le rodea, nuevamente aquí Rita pierde el rumbo trágicamente para encontrarse una vez más en el capítulo final (no recuerda nuevamente por qué se hizo maestra, “Para proteger a los alumnos de sus padres”), y como siempre, arrastrando a uno que otro personaje en su intenso y apasionado existir (Gerd).

Personajes memorables de la serie están de regreso, empezando por Helle, que regresa con varias sorpresas, Rasmus, uno de los indiscutibles héroes tragicómicos de la serie, y un entrañable personaje, regresan con fuerza Hjordis (la extraordinaria actriz Lise Baastrup) y Jeppe, como pilares de la temporada, personajes poderosos que rivalizan en importancia con Rita Madsen y que incluso podrían ser protagonistas de su propia serie, como sucedió con Hjordis, vuelve a aparecer Niels, el ex esposo de Rita, en un par de capítulos extraordinarios, y Uffe, el esposo de Hjordis, que recibe más exposición y peso que en otras temporadas y giros que no dejan de resultar giros bienvenidos en la naturaleza de los personajes, aunque se extraña un poco la desaparición de Molly, hija de Rita que sólo parece un poco en l capítulo que cierra la temporada.

Se agradece a los escritores de la serie el abordar algunas temáticas actuales, como las Fake News (que afecta a los niños en las escuelas), el “negacionismo” (cómo parte delas “fake news”), el activismo adolescente (con una hilarante y conmovedora versión de Greta Thunberg), la corrección política (con una alucinante visita a Suecia), el suicido, y uno de los temas que parecen pilares de la temporada y que implica el inicio y el cierre de ésta, la conformación de una nueva clase de familia incrustada en la clase media Danesa, en el caso de Helle y Rasmus, en el caso del personaje de Jeppe con su padre y con el personaje de Ole (y Camilla), en el caso de Uffe y Hjordis, cuyo matrimonio sufre en el proceso y finalmente, el acuerdo como pareja al que finalmente llegan Rasmus y Rita, en el que las prioridades juegan un papel decisivo), que parecería marcar una suerte de final feliz de la historia, pero que nos deja esperando por más, ¿Final? Parece que no, pero será una larga espera para saber qué sigue, la quinta temporada se fue como agua entre los dedos.