Por: Rolando J. Vivas

Es difícil decir que Now & Then es un mal disco, porque no lo es, cabe señalar que posee una exquisita manufactura y cada uno de los intérpretes y músicos realizan un trabajo impecable, tal vez sea el hecho de que éste tipo de música ya ha sido explotado anteriormente casi de la misma forma por Little Steven Van Zandt, lo cual le resta lo novedoso de la propuesta, esto sumado a que es muy difícil identificar éste estilo musical abanderado por ni más ni menos que Paul Stanley, uno de los principales impulsores de Kiss, Now & Then de hecho, podría ser interpretado como una muy mala señala, considerando que el compañero casi inseparable de Paul en Kiss, Gene Simmons, ya ha señalado en incontables ocasiones que el rock está muerto, al tiempo que Gene y Paul señalan que no hay mucho sentido en hacer un nuevo disco de Kiss, en medio de la piratería digital y de la pandemia, éste dúo dinámico ven un panorama negro para el futuro de la legendaria banda de hard rock estadounidense, y mientras Alice Cooper, posiblemente una gran inspiración para los Kiss, retoma sus raíces con el Detroit Stories y contradice a Simmons, Stanley pareciera también buscar unas raíces que no había declarado de ésta forma, en la misma ciudad de Detroit, pero inspirándose particularmente en la música Soul de la imparable Motown, en lo que sin duda, junto con el disco de Alice, son claras señales de la importancia de ésta ciudad en la historia musical del vecino país del norte.

La música es cuidada al máximo, sumamente detallada, quizá sea ese su punto de quiebre con el rock estridente de los Kiss, pero debo decirles que hemos escuchado anteriormente a Paul sonar así, si recordamos algunos de los oscuros discos que Kiss realizó a finales de los 70s, en que la banda buscaba un sonido más comercial, acercándose peligrosamente al mundo del pop, pudiéramos encontrar allí, el punto de comparación más adecuado con los que Stanley realiza aquí, alejándose del rock, y mostrando de una forma descarada su amor por la música Soul, un género del cual si escuchamos a detalle, pudiéramos identificar un poco de su influencia en la música del legendario cuarteto de personajes que pudieran haber salido de un cómic de superhéroes, aunque piezas como Ooo Baby Baby, con sus hermosos ejercicios vocales, sería un tema que pudiéramos identificar más con un Brian Wilson que con Mr. Stanley, temas como Could It Be Im Falling In Love no dejan de ser piezas estelares con exquisitos arreglos de metales y de guitarras, con un Stanley en estupenda forma vocal a pesar de los años, mostrando una parte de su talento oculta por muchos años tras rabiosas guitarras.

I Do, es otra pieza cuyo ataque suave va directo al corazón, Stanley mostrando que hay vida más allá de los Kiss, aunque probablemente, alejado de los fans del grupo, ya que sería difícil imaginar el tipo de audiencia que podría abrazar éste Now & Then, y que realmente pudiera dar eco a ésta banda bautizada como Soul Station, que no deja de emitir cálidos y nostálgicos sonidos al tiempo que revive viejas canciones consagradas, y guardadas por mucho tiempo en la mente de Stanley, no cabe duda que I, Oh I es el tema estelar del disco, el tema en que todo se conjuga y con el que Stanley busca darse a escuchar, y que exitosamente consigue desmarcarse de su pasado y lanzarse al vacío envuelto en un abandera de pura nostalgia, en una época en que difícilmente encontrará un mercado para vender discos o la situación adecuada para sacar a su gran banda a tocar en vivo, lo que deja muy claro que Now & Then no tiene mucho futuro, y que es un ejercicio de amor puro por la música de parte de Stanley, lo que lo hace aún más extraño, considerando que deja claro que el corazón de Stanley está en la música Soul, mientras los Kiss son expuestos como lo que muchos hemos pensado alguna vez, un frío y calculador negocio que no regresará a la vida hasta que no halla mucho dinero de por medio.

Advertisement