Por: Rolando J. Vivas

“Me gustaría haber sabido de joven, lo que sé ahora.”

Rod Stewart

Sir Roderick David Stewart, popularmente conocido como Rod Stewart es mi cantante favorito. Inspirado en sus inicios por vocalistas como el enorme Otis Redding y el genial Sam Cooke. La carrera musical de Stewart comenzaría en las calles de Londres cantando y tocando la armónica. El joven Stewart se convertiría en activo participante de la escena folk londinense e incluso participando en una versión original de los legendarios Kinks. Su voz inconfundible se convertiría en el instrumento más poderoso de éste cantante, compositor, músico y estrella del pop.

Stewart se convertiría en uno de los actores principales de la escena del rock n roll de Londres de finales de los 60s, cercano a los Rolling Stones y a los Walker Brothers, “Rod the Mod” sería uno de los personajes más llamativos de la escena amateur de músicos que incluía al futuro Led Zeppelin, John Paul Jones, a Jimmy Page, a Mick Fleetwood y a Peter Green (que crearían a los legendarios Fleetwood Mac), y que despertaría el interés del músico Jeff Beck, famoso por participar con los poderosos Yardbirds, el grupo que sería la base para los ya mencionados Led Zeppelin.

La llegada de sonidos radicales al siempre innovador Londres, por parte de actos como la Jimi Hendrix Experience y Cream de Eric Clapton, llevarían a Jeff Beck a tomar la decisión de tomar la ruta de interpretar el blues a todo volumen. Beck tendría que buscar a un vocalista que pudiera contraponerse a los duros sonidos de su guitarra, y para esto, Stewart, con su intensa presencia, vocales brutales y nostálgicas a la vez, se presentaba como partw de la fórmula perfecta.

El Jeff Beck Group se estrenaría en el año de 1967, Beck se encargaría de encarnar al feroz héroe de la guitarra, mientras Stewart se convertiría en el prototipo de los futuros vocalista de hard rock y heavy metal, Robert Plant de los Led Zeppelin, Sammy Hagar de los Montrose y David Lee Roth de los Van Halen  seguramente tienen una deuda enorme con Stewart. Aquí es dónde se pone interesante el asunto con Stewart, cuya visión musical sería una enorme y aventurada cómo pocas, por un lado, Stewart ya encarnaba al vocalista de rock por excelencia, por otro lado, Stewart buscaría darle nuevos giros a su carrera, sin olvidarse del mundo del folk de Bob Dylan, de la musica soul de Cooke y de su amor por los Stones.

La banda de Beck sería tan brutalmente radical e innovadora, que al poco tiempo dejaría de existir Stewart, de forma única se uniría a una nueva banda, los Faces al tiempo que arrancaría una carrera solista. Un talento tan enorme el de Stewart, que le permitirá tener dos carreras a la vez y llevar ambas a un plano enormemente exitoso, la enorme Maggie May, es simplemente inolvidable. Así, a inicios de ellos 70s, Stewart ya se consolidaba como un poderoso referente para el mundo del rock, del hard rock, del futuro heavy metal, del futuro punk rock. La enorme ambición de Stewart no pararía ahí, al tiempo que su carrera como solista despegaba y empezaba a opacar al éxito de los Faces.

Para mitad de los 70s, el sueño de Rod era cruzar el océano y ser tan exitoso en EEUU, cómo ya lo era en el Reino Unido, lo cual se refleja en su disco Atlantic Crossing, editado ese mismo año, y en el que el sonido de sus canciones mostraba una marcada evolución hacia el pop, dejando atrás el rock n roll de sus primeros años. Stewart habia encontrado su nicho, una área de confort en las baladas y en el nostálgico sonido de su voz, por un lado, Stewart integraba elementos visuales pertenecientes al mundo del glam rock, y pronto empezaba a coquetear con sonidos provenientes del mundo del disco y la naciente New wave. Su popularidad a nivel global comenzaba a despegar enormemente. Al mismo tiempo, la calidad de su propuesta artística comenzaba a declinar dramáticamente.

Stewart sigue siendo un personaje popular al dia de hoy, es imposible no reconocer su voz al sonar en el radio, ese, es su don más grande. Sus producciones musicales perdieron por completo la relevancia de sus primeros años, a pesar de seguir vendiéndose por millones, Stewart se convertiría en miembro del loamado “jet set”, y sus prioridades cambiarían por el disfrute de la fama, las fiestas y la fortuna que le llegaron de gran forma, Stewart simplemente dejó de intentarlo.

Difícilmente Stewart podría ser recordado hoy, como lo son Freddie Mercury (quien se negó a dejar Queen, a pesar de que su personalidad eclipsaba al resto del grupo), Robert Plant (quien hizo un alto en su carrera solista para reenfocarla en los 90s), David Bowie (quien varias veces acabó y relanzó su carrera solista de manera radical), o Sammy Hagar (quien optó por cambiar su exitosa carrera solista al regresar al formato de grupo con los Van Halen a mediados de los 80s), tal vez sólo David Lee Roth siguió los pasos de Stewart, abandonado a Van Halen, luego de su disco más exitoso, para iniciar una carrera solista de forma prometedora y después hundierse en medio de excesos poco afortunados que lo alejaron del enfoque musical.

El talento que Stewart mostró al inicio de su carrera, era el de un personaje que debió convertirse en un referente mundial para el mundo de la música para siempre, tal vez uno de los mejores cantantes de rock de todos los tiempos, pocos músicos han traicionado tanto su propio talento como Stewart, y pocos han dado muestras de que, a pesar del enorme talento, uno también puede auto sabotearse y perder su lugar entre los grandes, sin necesidad de ayuda, sólo dejando de intentarlo, al final, el talento innato no es garantía de nada.

El talento, el trabajo duro y el enfoque son los elementos que llevan al éxito duradero y trascendental, el talento por si sólo, sin el trabajo, o enfoque difícilmente llevarán a alguien en trayectoria ascendente a largo plazo, no traiciones tu talento, no te auto sabotees.

Advertisement