Por: Rolando J. Vivas

Monterrey era muy diferente durante mi adolescencia, muchas veces me tocó caminar varios kilómetros luego de una fiesta en casa en algún amigo. Otras muchas veces, amigos me hicieron el favor de llevarme a la casa en su auto. Fui afortunado, nunca me sucedió nada malo. Claro, eran épocas en que el crimen organizado no estaba tan presente ni en el país, ni en el estado. Podías pasear a pie en centro de la ciudad a altas horas de la noche y no pasaba nada, era relativamente seguro, aunque claro, había zonas en las que sabías que no debías transitar.

En años recientes la Carretera a Laredo, en la zona del municipio de Escobedo, se ha convertido en un lugar peligroso por la circulación de comandos del crimen organizado que transitan por esa zona, entre los límites de Nuevo León y Tamaulipas. Recuerdo que cuando cumplí 18 años, miles en jóvenes estuvimos desde la madrugada en ese sitio, cerca del campo militar, teníamos que presentarnos a las 7 de la mañana en ese lugar para nuestro servicio militar, así que muchos optamos por pasar la noche ahí acompañados por unas cervezas.

Conozco bien el lugar porque trabajé en la zona casi 4 años, mi oficina tenía una enorme ventana desde la que podías ver perfectamente la Carretera a Laredo. En la noche claro, no era un lugar tan seguro, aunque desde entonces se acostumbraba acudir a fiestas en las quintas de esa zona que se rentaban para eventos. Supongo que ese fue el caso de la joven de 18 años Debanhi Escobar, quien acudió el 8 de abril a una fiesta en una quinta de la zona, para después no ser vuelta a ver, excepto en una extraña foto y en también extraños videos.

Se dice que la joven acudió a la fiesta en compañía de dos amigas. También se sabe que las amigas al parecer tuvieron diferencias con la joven y abandonaron la fiesta sin ella. Resulta confuso pensar en el cómo dos amigas dejan a una más a su suerte en una fiesta. Claro, existe la posibilidad que la joven haya optado por permanecer en la fiesta y partir con alguien más. De ser así, un dato importante sería saber quién más acudió a esa fiesta, resulta extraño que no haya fotos de la fiesta. Resulta extraño que la joven no haya llamado a su casa, ¿No tenía celular? Más extraño aún. ¿De quién era la fiesta y si había más conocidos de Debanhi?

El misterio continúa si consideramos que las amigas llamaron a un taxista de Uber para que fuera por la joven, sólo que éste taxista no estaba de servicio en la aplicación en ese momento. Se habla de que era un taxista de confianza. Después se habla que la joven discutió con el taxista “que manoteaba” y que descendió del vehículo. Fue en ese momento en que el taxista tomó la peculiar foto de la joven y la envió a las amigas de ésta. ¿Para qué la foto? ¿Qué se buscaba documentar? ¿El abandono? ¿Que en ese momento estaba con vida? ¿ O, que se pensara que había sido abandonada y que seguía con vida?

Días más tarde, la historia tendría otro curioso giro, luego de una búsqueda a pie en la zona, se detectaron varias cámaras en el lugar, en los que se pudo apreciar a la joven caminando por la zona. Se habla incluso de un video en el que se ve a la joven entrando a una empresa de transportes del lugar. Lo más extraño es que no hay videos de la joven saliendo del lugar. Es casi seguro que dicha empresa se encontrase sola en ese momento, con un velador o alguien tal vez. Se ha señalado que el lugar ya ha sido registrado y no se ha encontrado nada. También se realizó una búsqueda en los Condominios Constitución en la zona centro de Monterrey. ¿Cuál sería el motivo?

El caso de la menor se ha ido revelando a la ciudadanía como un muy extraño rompecabezas en el cual las piezas parecen no embonar unas con otras. El rompecabezas no parece tener mucho sentido. ¿No había alguien en esa fiesta que llevara a la joven a algún lugar menos desolado? ¿Quiénes estaban en esa fiesta? Porqué fueron las amigas quienes llamaron a un taxista? ¿Porqué no se solicitó a alguien de alguna aplicación? ¿Porqué se habla de un taxista de confianza? ¿Porqué dejó a Debanhi en la carretera? ¿Porqué tomó la foto y la envió a las amigas? ¿Porqué se habla de que Debanhi ingreso a esa empresa de transportes en la carretera, pero no salió?

Recuerdo el caso de la niña Paulette que aparentemente desapareció en su cuarto, en el departamento en que vivía a varios pisos de altura. Se habló de la desaparición de la niña por varios días, y después extrañamente, el cuerpo de la menor apareció entre su cama y la pared, muerta. Algo difícil de entender considerando que personas habían dormido en ese cuarto luego de que la menor hubiera supuestamente desaparecido, y que el lugar hubiese sido revisado por la policía. Aún recuerdo el escalofrío que sentí cuando escuché que Paulette, una niña pequeña había desaparecido de su cuarto, en un departamento a varios pisos de altura ¿Cómo pudiese eso ser posible?

En el caso de Debanhi, la fotografía de la joven en parada sola en la carretera en medio de la oscuridad me produce el mismo escalofrío. Pensar ¿Porqué se quedó sola en la fiesta? ¿Porqué fue dejada sola en la carretera? Y ¿Porqué los videos la muestran entrando a la empresa, y porqué no se le ve salir de ahí. Todo pareciera fabricado o montado de forma que no pudiéramos unirlas piezas. Todo pareciera ser diseñado para llamar toda nuestra atención y olvidarnos por Un momento de temas como la contaminación, los incendios, la falta de agua y las demás desapariciones de jóvenes que se han dado en el estado, todo pareciera estar orientado a enfocarnos en los padres de la joven, en las amigas, y no en el hecho de la falta de seguridad en esa zona.

El día de hoy, un cuerpo fue encontrado dentro de una cisterna en el Motel Nueva Castilla, local a escasos metros de donde se tomó la foto y se vieron los videos. El Motel había sido registrado hace más de 10 días y no se había encontrado nada. Ahora se encuentra un cuerpo en avanzado estado de descomposición y se confirma que es la joven Debanhi. Se habla incluso de la posibilidad de que la joven haya caído allí. ¿En lugar de pedir auxilio en el motel, caminó a la parte de atrás? Explicaciones absurdas que le harían la vida muy sencilla a las autoridades, y seguiría dejando oculto quienes estaba en esa fiesta y a los posibles responsables de un posible crimen. Al final, igual que Paulette, Debanhi estuvo todo el tiempo allí. O eso nos quieren hacer creer. Hace unos días se discutía en las redes sobre la seguridad de las mujeres cuando una persona trans entra en sus baños. La realidad es que las mujeres no estám seguras en muchas partes, y sus agresores no son personas trans. Hay hombres, varones heterosexuales, que odian a las mujeres.